Momentos criticos de la humanidad

Fisica, Historia, Fisica, crisis energetica, energias renovables, energia, relatividad

La educación griega arcaica.

En la Ilíada y la Odisea encontramos una cultura basada en una aristocracia guerrera; sus héroes no son brutales guerreros de la prehistoria sino caballeros en la guerra; con vicios, pero también con virtudes y valores; bases, a partir de las cuales, el hombre adquiere y cultiva su dignidad.  También se enseña, en estas obras, el respeto a los ancianos, la ternura de la vida familiar  - mas abajo transcribimos un diálogo de Héctor con su esposa - la cortesía,  - releamos los tratos de  Telémaco y Penélope con los pretendientes de esta última, a pesar de las tirantes relaciones existentes entre las partes - cortesía que llega hasta la hora del combate a muerte con el enemigo.  También sabiduría y sagacidad: como comportarse, como reaccionar ante lo inesperado, y sobre todo, como defender las propias opiniones.

Se enseña sobre todo a respetar al enemigo que muestra dignidad; en la Ilíada el personaje protagónico, el que tiene una mayor carga de humanidad, es precisamente un enemigo del ejército griego: Héctor, cuya figura, trágica, sobresale aún por encima del mas grande de los héroes mortales griegos: Aquiles.

 

            El amor familiar: el respeto a la compañera o compañero, el deber de mostrarse digno frente a los hijos, y el deseo de tener una descendencia que supere en dignidad a las generaciones anteriores lo podemos encontrar en el siguiente pasaje de la Ilíada:

  Héctor, saliendo presuroso de la casa, desanduvo el camino por las bien trazadas calles. Tan luego como, después de atravesar la gran ciudad, llegó a las puertas Esceas - por allí había de salir al campo -, corrió a su encuentro su rica esposa Andrómaca, hija del magnánimo Eetión, que vivía al pie del Placo en Tebas de Hipoplacia y era rey de los cilicios. Hija suya era, pues, la esposa de Héctor, de broncínea armadura, que entonces le salió al camino. Acompañábale una sirvienta llevando en brazos al tierno infante, al Hectórida amado, parecido a una hermosa estrella, a quien su padre llamaba Escamandrio y los demás Astianacté, porque sólo por Héctor se salvaba Ilión. Vio el héroe al niño y sonrió silenciosamente. Andrómaca, llorosa, se detuvo a su lado, y asiéndole de la mano le dijo:

                “¡Desventurado! Tu valor te perderá. No te apiadas del tierno infante ni de mí, infortunada, que pronto seré tu viuda; pues los aqueos te acometerán todos a una y acabarán contigo. Preferible sería que, al perderte, la tierra me tragara, porque sí mueres no habrá consuelo para mí, sino pesares; que ya no tengo padre ni venerable madre. A mi padre le mató el divino Aquiles cuando tomó la populosa ciudad de los cilicios, Tebas, la de las altas puertas: dio muerte a Eetión, y sin despojarle, por el religioso temor que le entró en el ánimo, quemó el cadáver con las labradas armas y le erigió un túmulo, a cuyo alrededor plantaron álamos las ninfas monteses, hijas de Júpiter, el que lleva la égida. Mis siete hermanos, que habitaban en el palacio, descendieron al Hades el mismo día; pues a todos los mató el divino Aquiles, el de los pies ligeros, entre los flexípedes bueyes y las cándidas ovejas.  A mi madre, que reinaba al pie del selvoso Placo, trájola aquél con otras riquezas y la puso en libertad por un inmenso rescate; pero Diana, que se complace en tirar flechas, la hirió en el palacio de mi padre.  Héctor, tu eres ahora mi padre, mi venerable madre y mi hermano; tú, mi floreciente esposo.  Pues ea, sé compasivo, quédate aquí en la torre - ¡no hagas a un niño huérfano y a una mujer viuda ! - y pon el ejército junto al cabrahigo, que por allí la ciudad es accesible y el muro mas fácil de escalar. Los mas valientes - los dos Ayax, el célebre Idomeneo, los Átridas y el fuerte hijo de Tideo con los suyos respectivos - ya por tres veces se han encaminado a aquel sitio para intentar el asalto: alguien que conoce los oráculos se lo indicó, o su mismo arrojo los impele y anima.”

                “Todo esto me da cuidado, mujer, pero mucho me sonrojaría ante los troyanos y las troyanas, de rozagantes peplos, sí como cobarde huyera del combate; y tampoco mi corazón me incita a ello, que siempre supe ser valiente y pelear en primera fila entre los troyanos, manteniendo la inmensa gloria de mi padre y de mí mismo.  Bien lo conoce mi inteligencia y lo presiente mi corazón: día vendrá en que perezcan la sagrada Ilión, Príamo y el pueblo de Príamo, armados con lanzas de fresno.  Pero  la futura desgracia de los troyanos, de la misma Hécabe, del rey Príamo y de muchos de mis valientes hermanos que caerán en el polvo a manos de los enemigos, no me importa tanto como la que padecerás tú cuando alguno de los aqueos de broncíneas corazas,  te lleve llorosa, privándote de libertad, y luego tejas tela en Argos, a las órdenes de otra mujer, o vayas por agua a la fuente Meseída o Hiperea, muy contrariada porque la dura necesidad pesará sobre ti. ‘Ésta fue la esposa de Héctor, el guerrero que mas se señalaba entre los troyanos, domadores de caballos, cuando en torno de Ilión peleaban’.  Así dirán, y sentirás un nuevo pesar al verte sin el varón que pudiera librarte de la esclavitud.  Pero ojalá un montón de tierra cubra mi cadáver, antes que oiga tus clamores o presencie tu rapto.”

                Así diciendo,  el esclarecido Héctor tendió los brazos a su hijo, y éste se recostó, gritando, en el seno de la nodriza, de bella cintura, por el terror que el aspecto de su padre le causaba. Dábale miedo el bronce y el terrible penacho de crines de caballo, que veía ondear en lo alto del yelmo.  Sonriéronse el padre amoroso y la veneranda madre.  Héctor se apresuró a dejar el refulgente casco en el suelo, besó y meció en sus manos al hijo amado, y rogó así a Júpiter y a los demás dioses:

                “¡Júpiter y demás dioses! Concededme que este hijo mío sea, como yo, ilustre entre los troyanos e igualmente esforzado; que reine poderosamente en Ilión; que digan de él cuando vuelva de la batalla: ‘¡Es mucho mas valiente que su padre!’; y que, cargado de cruentos despojos del enemigo a quien haya muerto; regocije el alma de su madre.”

                Esto dicho, puso el niño en brazos de la esposa amada, que al recibirlo en el perfumado seno sonreía con el rostro todavía bañado en lágrimas.  Lo advirtió el esposo y, compadecido, le acarició con la mano y le dijo:

                “¡Desdichada!  No se acongoje en demasía tu corazón,  que nadie me enviará al Hades antes de lo dispuesto por el destino; y de su suerte ningún hombre, sea cobarde o valiente, puede librarse una vez nacido. Vuelve a casa ocúpate en las labores del telar y la rueca, y ordena a las esclavas que se apliquen al trabajo; y de la guerra nos cuidaremos cuantos varones nacimos en Ilión, y yo el primero.”

                Dichas esta palabras, el preclaro Héctor se puso el yelmo adornado con crines de caballo, y la esposa amada regresó a su casa, volviendo la cabeza de cuando en cuando y vertiendo copiosas lágrimas.  Pronto llegó Andrómeda al bellamente construido palacio de Héctor, matador de hombres; halló en él muchas esclavas, y a todas las movió a lágrimas.  Lloraban en el palacio a Héctor vivo aún, porque no esperaban que volviera del combate librándose del valor y de las manos de los aqueos.

La figura del educador se halla, en los antiguos mitos griegos, en Quirón;  el centauro sabio, que se encargó de la educación de Aquiles: caza, equitación, lanzamiento de la jabalina, arte cortesano - como el uso de la lira - y hasta el arte médico.  En la Ilíada, al mandar una embajada a convencer a Aquiles a olvidar el rencor y unirse a los griegos en la guerra, Néstor propone que se mande, junto con Ulises y Ajax, también a Fenix, Vasallo del padre de Aquiles, que se encargó de la educación de éste; apelando así, a la ternura entre maestro y alumno.  Tu no eras sino un niño y no sabías nada del combate que no perdona, ni de los consejos que buscan los hombres” le dice Fenix. Y mas adelante: Te crié hasta hacerte cual eres, ¿oh Aquiles, reflejo de los dioses!, con cordial cariño; y tu ni querías ir con otro al banquete, ni comer en el palacio, hasta que, sentándote en mis rodillas, te saciaba de carne cortada en pedacitos y te acercaba el vino. ¿Cuántas veces durante la molesta infancia me manchaste la túnica en el pecho con el vino que devolvías! Mucho padecí y trabajé por tu causa, y considerando que los dioses no me habían dado descendencia, te adopté por hijo. 

 

            Los textos de Homero, aún después de Platón y los sofistas - con todas las críticas que se le hicieron en esa época - serán los textos de base, para la educación, durante toda la historia griega, haciéndolos un manual de ética y un tratado del ideal griego.

 

            En la Íliada notamos varios tipos éticos diferentes: Héctor, el gran estadista, pacifista, valiente, con espíritu de sacrificio por su comunidad y un alto concepto de sus deberes familiares; que acepta y asume la responsabilidad de su alto cargo en la sociedad, y que enfrenta con valentía su destino.  Aquiles, que encarna el ideal moral del perfecto caballero Homérico, eje fundamental de la ética aristocrática; el héroe que todo lo hace por la gloria y el honor; sabe que su vida es corta y que morirá poco después de la muerte de Héctor; así se lo ha revelado su madre, la diosa Tetis, también sabe que no puede esperar ninguna consolación después de la muerte; sin embargo, no duda en sacrificar su vida para vengar la muerte de su amigo: Patroclo; no soportaría ni una huella de deshonor que lo pueda hacer descender una grada de entre los héroes, que le pueda quitar la gloria de ser el primero. Es una moral en la que se acepta el orgullo, el cual no es considerado pecado, sino la conciencia real de la superioridad. 

            Ulises, representando una ética cuya forma definitiva y actual se va a encargar Maquiavelo de describírnosla enteramente; inteligente, pero sobre todo astuto, puede incluso llegar a sacrificar valores de la moral ordinaria cuando se trata del interés de estado, sabe convencer; es, largo en la promesa y corto en el cumplimiento; es el tipo mas común del hombre de estado moderno. Para nosotros, poseedores de una conciencia afinada por siglos de humanismo cristiano, esta ética nos resulta, en ocasiones, despreciable; pensemos en la diosa de la sabiduría, Atenas, sonriendo indulgentemente ante la vileza del caballo de Troya, truco particularmente exitoso de su bienmandado Ulises.

            Agamenón, rey supremo en la guerra, su fin es la de ser un general victorioso y de proveer de botín a los pueblos que están bajo su mando, todo lo debe sacrificar en pro de la victoria sobre el enemigo. Este tipo de ética va a ser el blanco de las mayores críticas por parte de los intelectuales del siglo V y IV a.C.;  Agamenón - que debe sacrificar a su propia hija Ifigenia para lograr que amaine la tempestad que no permitía salir la flota aquea y emprender la mas heroica de las fechorías de la historia -, se toma como el protagonista de las mas crueles designios del destino, ultrajado en su lecho conyugal y asesinado por el autor del ultraje en combinación con su propia esposa; sus hijas cargarán con la mácula mas deshonrosa concebible, el de ser matricidas.-  El secreto de la educación es, en Homero, el Paradigma el “ejemplo descollante”, de la misma manera en que, en la educación de la edad media, era la imitación de Jesús.    

 

            Una educación , basada en valores, aún mas importantes que la vida misma debe condicionar esta cultura a ocupar el puesto mas elevado en la evolución de la civilización.

 

            En Esparta en el siglo VII a.C. la educación es esencialmente militar, está dirigida a formar  soldados, pero también se practican los deportes: hípica y atletismo.  En los Juegos Olímpicos, desde el año 720 al 576 a.C., sobre 81 vencedores conocidos, 46 son espartanos; (Los atletas espartanos competían completamente desnudos, en oposición al calzón estrecho usado por los atletas de otras ciudades).  Pero, la cultura espartana no giraba solo en torno a la cultura física; no se ignora al arte, el elemento intelectual está representado por la música, que asegura la conexión a través de la danza con la gimnasia y a través del canto con la poesía.

 

            A partir de aproximadamente el año 550 a.C. hay un endurecimiento en la política espartana, la educación se detiene y vuelve atrás, predomina la enseñanza puramente militar despojándose de la parte intelectual; ya no hay campeones olímpicos (apenas 12 entre 548 y 400 a.C).  La educación estatal es obligatoria para ejercer los derechos ciudadanos.

 

            La educación espartana comienza a los 7 años, de allí en adelante el joven pertenece al estado; la educación, propiamente dicha, dura hasta los veinte años.  Al muchacho lo inscriben en brigadas, cuya jerarquía presenta muchas analogías con la jerarquía de las brigadas de los muchachos exploradores (Escautismo); a los veintiún años, el hombre entraba en la formación de los hombres hechos, debiendo satisfacer las exigencias del estado totalitario . La danza, el canto coral, y el aprendizaje de la escritura ocupan solo un lugar secundario. Las hembras recibían una educación, también, muy reglamentada, donde la música, la danza y el canto, ocupaban un papel menor, concentrándose en la gimnasia. La hembra espartana debía ser una madre fecunda en hijos vigorosos. La gracia de los años anteriores cede, para dar paso a una concepción utilitaria y cruda.  A partir de esta época el alma griega se traslada a Atenas. 

 

home

           home

lea informaciones sobre pensionados y jubilados residenciados en el exterior en:

http://jubiladosenelexterior.blogspot.com.es/

links

SAIME (Mivimientos Migratorios)   http://www.saime.gob.ve/?s=movimientos+migratorios

SEDE PRINCIPAL DEL IVSS   http://www.ivss.gov.ve/

Esq. Altagracia, Edf. Ibarra, Sede Ppal. del IVSS, Detrás del Banco Central de Venezuela

(0212)801.1085/1088/1143/1090/1059

 

consulado de Venezuela en Milan   http://www.consulvenmilan.com/

Consulado de Venezuela en Madrid  http://madrid.consulado.gob.ve/

Instituto venezolano de los seguros sociales   http://www.ivss.gov.ve/

Informacion del IVVS para los pensionados al exterior  http://www.ivss.gov.ve/Ciudadano/Pensionados-en-el-Exterior

Identificacion y extranjeria   SAIME     http://pasaporte.saime.gob.ve/

Fundacion Gran Mariscal de Ayacucho.   http://www.fundayacucho.gob.ve/

cencoex  http://www.cencoex.gob.ve/

http://consuladodevenezuela.es/ Tenerife

http://www.consulvenevigo.es/contenido.php?idpag=1&mostrar=inicio   Consulado vigo

consulado en chile http://chile.embajada.gob.ve/index.php?option=com_content&view=

category&layout=blog&id=7&Itemid=27&lang=es

consulado Napoles http://www.consulvenenap.com/HOME_ITA/ITA-II.html

 Consulado USA            

 https://www.google.it/?gfe_rd=cr&ei=j6ZMVb2AB8nD8geBh4GQCQ#q=

consulado+de+venezuela+en+usa+new+orleans

• Consulado de Venezuela en Porto, Portugal

 

• TELÉFONO

• (+351) 226 052 520

• FAX

• (+351) 226 096 099

• CORREO ELECTRÓNICO

[email protected]


Consulado General de Venezuela en Río de Janeiro - Brasil

Av. Presidente Vargas, 463/14º andar. Centro.

Rio de Janeiro. RJ. CEP: 20071-003.

 

Teléfonos

mapaicono

(+5521) - 2554-5955 / 2554-6134

tambie direccion de los otros consulados




 

 


fisica

Articulos de la Historia de la Fisica

Arte

historia

cuentos

otros

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.