Momentos criticos de la humanidad

Fisica, Historia, Fisica, crisis energetica, energias renovables, energia, relatividad

ENTRE JUNIO Y JULIO   (2011.2016)

Fue entre junio y julio, el principio de esta historia. Esos personajes estaban raspando la última cucharadita de café del tarro de lata, en el lugar más recóndito del planeta, como el Coronel y su esposa asmática en medio del humedal cerca del Caribe.

En este último lugar del mundo. Sí, entre junio y julio, cuando el frío polar, cual aguijón, penetra  los poros de la piel. En ese último lugar del mundo estaban ellos, esperando su pensión.

 El puerto de ellos no era el del río Magdalena, a donde el Coronel iba a buscar el correo, todos los viernes con ilusión, que nunca llegaba para él. El puerto de ellos era, las puertas de ese peculiar BancoEstado de Chile,  el que a lo largo y ancho del país, no tenía respuesta, para la angustiante espera de esos seres humanos, que como hormigas laboriosas, hacían fila para recibir su pensión del país caribeño, al cual añoraban no sólo, por la calidez del clima, sino por la bondad de su gente.

Voz: “no ha llegado la correspondencia-transferencia”, aún. Las caras de esos viejos: Miguel, Pedro, María, Juan, Rosa, José, Luis, Yolanda, Ruth y cientos más, que habían laborado por muchos años en ese país tropical, cambiaba de la esperanza al llanto.

Le impulsó escribir este relato, la voz de una amiga, cuya triste inquietud y realidad, dejó sentir a través del hilo telefónico, y llegó hasta su garganta. Y tratando de disimular la idea, que estaba ahogándola, para no aumentar la angustia, calló. Más aún, cuando no se había dado cuenta claramente de ello. Trataba de luchar contra sus sentimientos, mintiéndose: “la esperanza es lo último que se pierde, mente positiva". 

 "Pero no, ahora no, en este minuto, no. Déjenme expresar lo que siento. No puedo más”, se dijo. Y empezó a recordar a ese querido Coronel de la novela del Nobel y a relacionar cada historia que se contaba en la fila, con la experiencia de ese personaje de ficción, que tan profundo había calado en la mente y conmovido a miles de lectores en el siglo pasado. Ellos, anteriormente, creyéndose invulnerables, habían dicho en esa oportunidad: “no, eso, no nos puede pasar nunca a nosotros, no, no lo creo". Es demasiado injusto”.

Sin embargo, ahora, estaban en esa fila. Viviendo la experiencia del Coronel, todos ellos, con casi seis, siete u ocho décadas a cuestas, en medio del incomprensible y helado invierno, recordando con nostalgia aquel lejano país cálido, de alma y cuerpo. Unos con más peso que otros en su espíritu.

Y el cartero no llegaba y la transferencia, tampoco.

El Coronel del puerto del Magdalena, era el coronel Aureliano de Macondo. El que inventó treinta y dos guerras y todas las perdió, luchando infructuosamente por su vida, sus ideales, sus utopías  y por la patria. Después de algunos años murió olvidado, de pie, ya sin ideales, ni sueños, sin memoria, ni pensión, haciendo y deshaciendo pescaditos de oro en el ya famoso laboratorio de Melquíades. Parado en la puerta de su casa paterna de Macondo, viendo pasar el circo. Luego se dirigió al castaño. Ahí, lo encontraron, con la cabeza sobre el pecho, doblada, como un pollito.

Les pasará, como al fantasma del Coronel, que aún está esperando la carta en el puerto a orillas del río Magdalena, lo mismo, a estos miles de pensionados y jubilados, del país tropical de mis recuerdos, en el mundo, en pleno siglo XXI, ( julio del 2016).

 Hay un atisbo de esperanza, todavía…

¡SÍ, SÍ, SÍ, SÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ…!

Y de repente, un rayo de sol derritió el hielo y la angustia poco a poco. En un minuto inesperado, y como un milagro inesperado, que calla las voces y la ansiedad…:

Se escuchó un revoloteo, murmullos, suspiros, gestos, ademanes  en la larga fila, rostros de esperanza, sonrisas, palabras y un grito: “ya llegó, ya llegó la transferencia”.

Y los personajes, ahora, ya personas, empezaron a avanzar.

Pero, no había sido sólo un sueño.

Julio, 23, 2011. 

Anónimo 

home

           home

lea informaciones sobre pensionados y jubilados residenciados en el exterior en:

http://jubiladosenelexterior.blogspot.com.es/

links

SAIME (Mivimientos Migratorios)   http://www.saime.gob.ve/?s=movimientos+migratorios

SEDE PRINCIPAL DEL IVSS   http://www.ivss.gov.ve/

Esq. Altagracia, Edf. Ibarra, Sede Ppal. del IVSS, Detrás del Banco Central de Venezuela

(0212)801.1085/1088/1143/1090/1059

 

consulado de Venezuela en Milan   http://www.consulvenmilan.com/

Consulado de Venezuela en Madrid  http://madrid.consulado.gob.ve/

Instituto venezolano de los seguros sociales   http://www.ivss.gov.ve/

Informacion del IVVS para los pensionados al exterior  http://www.ivss.gov.ve/Ciudadano/Pensionados-en-el-Exterior

Identificacion y extranjeria   SAIME     http://pasaporte.saime.gob.ve/

Fundacion Gran Mariscal de Ayacucho.   http://www.fundayacucho.gob.ve/

cencoex  http://www.cencoex.gob.ve/

http://consuladodevenezuela.es/ Tenerife

http://www.consulvenevigo.es/contenido.php?idpag=1&mostrar=inicio   Consulado vigo

consulado en chile http://chile.embajada.gob.ve/index.php?option=com_content&view=

category&layout=blog&id=7&Itemid=27&lang=es

consulado Napoles http://www.consulvenenap.com/HOME_ITA/ITA-II.html

 Consulado USA            

 https://www.google.it/?gfe_rd=cr&ei=j6ZMVb2AB8nD8geBh4GQCQ#q=

consulado+de+venezuela+en+usa+new+orleans

• Consulado de Venezuela en Porto, Portugal

 

• TELÉFONO

• (+351) 226 052 520

• FAX

• (+351) 226 096 099

• CORREO ELECTRÓNICO

[email protected]


Consulado General de Venezuela en Río de Janeiro - Brasil

Av. Presidente Vargas, 463/14º andar. Centro.

Rio de Janeiro. RJ. CEP: 20071-003.

 

Teléfonos

mapaicono

(+5521) - 2554-5955 / 2554-6134

tambie direccion de los otros consulados




 

 


fisica

Articulos de la Historia de la Fisica

Arte

historia

cuentos

otros

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.